Consecuencias de Declararse Insolvente en España

En España, las personas que se encuentran en una situación de deuda extrema pueden optar por declararse insolventes. Esto significa que no pueden pagar sus deudas y están bajo la protección de la ley.

Esta situación tiene consecuencias tanto para el deudor como para los acreedores, y es importante conocer las consecuencias de declararse insolvente.

Consecuencias de Declararse Insolvente en Espana
Consecuencias de Declararse Insolvente en Espana

La decisión de declararse insolvente puede tener un impacto duradero en la capacidad de obtener crédito en el futuro. Las entidades financieras y los prestamistas suelen tener en cuenta este historial al evaluar la solvencia de un individuo.

Es fundamental entender cómo esta declaración puede afectar la capacidad de acceder a préstamos o tarjetas de crédito, así como las posibles limitaciones que podrían surgir en la gestión de futuras transacciones financieras.

Índice
  1. Que significa declararse insolvente
  2. Consecuencias de declararse insolvente en España
    1. Ventajas de declararse insolvente en España
    2. Desventajas de declararse insolvente
  3. Quien se puede declarar insolvente
  4. Un moroso se puede declararse insolvente
  5. Cómo declararse insolvente en España
  6. Pros y contras de declararse insolvente
  7. Que pasa si te declaras insolvente

Que significa declararse insolvente

El significado más sencillo es que una persona física o jurídica insolvente es aquella que no puede pagar las deudas a sus acreedores.

La insolvencia es una situación legal que le permite al deudor, bajo ciertas condiciones, quedar exento de sus obligaciones de pago. Esto significa que no tendrá que pagar su deuda ni los intereses generados por la misma, además los acreedores no podrán exigirle ningún cobro.

Por otro lado, una persona insolvente puede acogerse a la ley de segunda oportunidad, donde esta ley nos ayuda a volver a empezar de cero, eliminando totalmente nuestras deudas. Otro punto a favor de esta nueva ley, es que elimina nuestro nombre de ficheros de morosos como ASNEF, RAI, CCI.

Consecuencias de declararse insolvente en España

Las consecuencias directa de tomar esta decisión es que se paralizará cualquier cobro de deuda o intereses, permitiendo así al deudor intentar llegar a un acuerdo con los acreedores o acogerse a la ley de segunda oportunidad.

Por otro lado, es importante conocer las ventajas y desventajas de declararse insolvente en España, ya que al igual que tiene sus cosas buenas, tiene otras negativas, qué también debes conocer si estás barajando tomar esta decisión.

Ventajas de declararse insolvente en España

A pesar de que esta situación puede ser interpretada como un fracaso, declararse como insolvente puede ser una de las mejores soluciones para muchos problemas financieros personales y empresariales. Esta decisión ofrece alguna seguridad tanto para el patrimonio presente como para el futuro.

Sin la declaración de insolvencia, los acreedores pueden realizar embargos muy agresivos, y hasta todos al mismo tiempo, con el objetivo de recuperar el dinero que se les debe.

Para evitar una situación catastrófica, la figura de insolvencia establece parámetros y una jerarquía para el pago de las deudas. Además, se estipula que ninguna liquidación o embargo de bienes puede realizarse sin antes entrar en negociaciones. Una vez se liquidan los bienes para pagar las obligaciones, no se pueden abrir nuevos procesos o demandas.

Respeto del mínimo vital

La legislación ofrece una protección a aquellos que recurren a la insolvencia, a fin de mantener un estándar de vida básico que les permita llevar a cabo sus actividades de manera regular.

Esto abre la puerta a que cualquier individuo, sea un trabajador por cuenta propia o una organización, puedan negociar sus deudas.

Negociación con acreedores

Una gran oportunidad que se tiene es la posibilidad de llegar a acuerdos con los acreedores. Muchos de los que reclaman están dispuestos a alcanzar una solución, si esto les garantiza recuperar algo de su dinero.

Después de alcanzar un acuerdo, se debe llevar a cabo una etapa judicial, donde se liquidan los bienes. En caso de que estos no sean suficientes para satisfacer la deuda, la declaración de insolvencia dará por entendido que no hay posibilidad de pago, anulando cualquier otro tipo de reclamo.

En conclusión, siempre es recomendable negociar, ya que los acuerdos siempre se establecerán por menos de lo que se debe y nunca incluirán intereses o cargos extras.

Desaparecer de las listas de morosos ASNEF, RAI ó CCI

Olvídate de las listas de morosos como la ASNEF, RAI ó CCI. Si te declaras insolvente tienes la puerta abierta a desaparecer de estas listas. Es importante que nuestro nombre no aparezca en ellas, de lo contrario no podremos recibir financiación o acceder a servicios básicos como luz o agua.

Para salir de una lista de morosos, habiéndonos declarado insolventes, hay que pasar por el procedimiento judicial donde, de buena fe, hayamos intentado llegar a un acuerdo con nuestros acreedores.

Imposibilidad de embargo 

Pedir la situación de insolvencia puede ser una forma de salvar algunos de los bienes de un embargo.

Por ejemplo, la casa en la que se vive habitualmente o los recursos para seguir ejerciendo la actividad profesional no pueden ser embargados en ningún caso.

Por otro lado, hasta que no se haya decidido cómo se repartirán los fondos entre los acreedores, los bienes no pueden ser confiscados por ninguno de ellos. Un juez debe ser el encargado de decidir cómo se llevará a cabo este proceso si la negociación no suele tener éxito.

No se puede acosar más al deudor

Al declararnos saben que no podrán recuperar lo que se les debe de esta forma, por lo que la negociación o la vía legal serán la única opción. Esto conlleva que la presión por medio de llamadas telefónicas o notificaciones se vea totalmente descartada.

Desventajas de declararse insolvente

Las desventajas más importantes y qué debes conocer, son la imposibilidad de controlar bienes, los movimientos de dinero y las transacciones, así como el hecho de someterse a un proceso de juicios, lo cual es un paso muy común en esta situación.

Pérdida del control de los bienes

Cuando una persona se declara en situación de insolvencia, no puede continuar administrando sus bienes o propiedades de acuerdo a su propia voluntad. La ley establece que un administrador concursal deberá asumir la responsabilidad de decidir el destino de estos.

Aunque este proceso puede dar como resultado la liberación de todas las deudas, también puede significar la pérdida de algunos bienes. Esto es el precio a pagar para salir de la acumulación de deudas.

Comienzo de un proceso penal

Aunque los acuerdos y las negociaciones alcanzados pueden ser una solución temporal, es necesario llevar a cabo el proceso legal exigido por los demandantes. Esto conlleva una gran cantidad de tiempo y esfuerzo por parte del acreedor, pero es la única manera de resolver esta situación.

Pérdida de las cuentas bancarias

Uno de los inconvenientes principales es que los fondos de una cuenta bancaria pueden ser retenidos para intentar saldar la deuda. En una situación de insolvencia, el deudor cede su capacidad de manejar sus recursos (bienes y económicos), ya que quien lleva a cabo el proceso de administración concursal tiene el poder para administrar el dinero.

Quien se puede declarar insolvente

En España, todas las personas físicas y jurídicas pueden declararse insolventes. Esto significa que tanto personas naturales como empresas pueden optar por esta opción si se encuentran en una situación financiera crítica.

Un moroso se puede declararse insolvente

Sí, un moroso también puede declararse insolvente. Si una persona se encuentra en una situación de morosidad, es decir, si no puede pagar sus deudas, puede optar por esta opción para evitar que los acreedores le cobren la deuda y los intereses.

Cómo declararse insolvente en España

La declaración de insolvencia en España es un proceso legal complejo que implica una serie de etapas y requisitos. Para llevar a cabo esta declaración, debes presentar una solicitud ante un tribunal competente.

Luego, un administrador concursal es designado para evaluar tus activos y pasivos financieros. Sin embargo, es esencial comprender que este proceso no es una solución mágica para resolver deudas, y sus implicaciones son significativas.

Una vez que te has declarado insolvente, tus bienes pueden ser liquidados para satisfacer las deudas pendientes con tus acreedores. Esto puede implicar la pérdida de propiedades, vehículos u otros activos de valor.

Además, la hay algunas desventajas de la ley de insolvencia, como que la misma no exonera todas las deudas, ya que algunas obligaciones, como las pensiones alimenticias o los impuestos a Hacienda, no se ven afectadas por esta declaración.

Pros y contras de declararse insolvente

La principal ventaja de declararse insolvente es que permite a las personas o empresas liberarse de sus deudas y comenzar de nuevo. Al presentar una declaración de insolvencia, se puede obtener la protección legal contra los acreedores, lo que impide que tomen acciones legales o embarguen bienes.

Por otro lado, los principales inconvenientes de declararse insolvente es que puede afectar negativamente la reputación financiera de la persona o empresa. Aparecer en registros de insolvencia puede dificultar la obtención de futuros créditos o préstamos. Además, es importante tener en cuenta que no todas las deudas pueden ser eliminadas mediante la declaración de insolvencia, como las deudas por manutención de hijos o las deudas fiscales.

Antes de tomar la decisión de declararse insolvente, es crucial evaluar cuidadosamente la situación financiera y considerar todas las opciones disponibles. Es fundamental tener en cuenta que declararse insolvente no es una solución mágica para todos los problemas financieros, y en algunos casos puede ser más beneficioso buscar alternativas como la negociación de deudas o la venta de activos.

Declararse insolvente puede ser una opción válida para aquellos que se encuentran en una situación financiera insostenible y necesitan un nuevo comienzo. Sin embargo, es relevante considerar tanto los pros como los contras antes de tomar esta decisión. La liberación de deudas y la protección legal son ventajas significativas, pero también puede haber consecuencias negativas en términos de reputación financiera y limitaciones futuras.

Que pasa si te declaras insolvente

Declararse insolvente es una situación en la que una persona o empresa no puede hacer frente a sus deudas. En España, esta situación puede tener graves consecuencias legales y financieras. Es importante tener en cuenta que declararse insolvente no significa que las deudas desaparezcan automáticamente, sino que se busca una solución para pagarlas de forma más viable.

Una de las principales consecuencias de declararse insolvente en España es que se puede perder el patrimonio. El proceso de insolvencia puede implicar la venta de bienes y propiedades para obtener fondos y pagar las deudas pendientes. Es importante entender que, en muchos casos, se buscará liquidar los activos para satisfacer a los acreedores antes de considerar la cancelación de las deudas.

Otra consecuencia de declararse insolvente es la inclusión en registros de morosos, como el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI) o el Registro de Incidencias de Pagos (RIAP). Estos registros pueden dificultar la obtención de créditos o préstamos en el futuro, ya que las entidades financieras pueden considerar que existe un mayor riesgo de impago.

Además, declararse insolvente puede afectar negativamente a la reputación y credibilidad de una persona o empresa. Esto puede dificultar la obtención de trabajos o contratos, puesto que los empleadores o clientes pueden considerar que existe un mayor riesgo de incumplimiento de obligaciones financieras.

Por último, es importante destacar que declararse insolvente no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Es necesario contar con asesoramiento legal y evaluar todas las opciones disponibles antes de tomar esta medida. Declararse insolvente puede tener consecuencias a largo plazo y es fundamental entender las implicaciones legales y financieras antes de dar este paso.

Andrea Martinez

Andrea Martinez

Graduada en Recursos Humanos y Relaciones Laborales por la Universidad Complutense de Madrid. Máster realizado en Fiscalidad y Contabilidad.

Quizás te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir