Ley de Segunda Oportunidad en 2024: Requisitos y Solicitud

La Ley de Segunda Oportunidad es una herramienta legal y administrativa que permite a los particulares y a los autónomos (no a las empresas) deudores renegociar sus deudas o deshacerse de parte de ellas, incluye llegar a la cancelación total de sus deudas.

Este procedimiento está diseñado para que los particulares, con o sin actividad empresarial, puedan superar una situación de insolvencia grave o de quiebra. A pesar de no ser una ley conocida en España, en otros países se lleva aplicando desde hace años con el fin de ayudar a los ciudadanos.

Ley de Segunda Oportunidad en 2023 Requisitos y Solicitud
Ley de Segunda Oportunidad en 2024: Requisitos y Solicitud

La última reforma de septiembre de 2022 simplificó el proceso y redujo los costes relacionados con él. El Real Decreto-Ley 1/2015, de 27 de febrero de 2015, lo regula en cuanto a mecanismos de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas sociales.

Es importante saber que para poder acogerse a la ley de segunda oportunidad primero hay que declararse insolvente, es totalmente obligatorio, ya que para que el proceso comience la persona debe manifestar su total insolvencia para hacer frente a sus deudas.

Índice
  1. En qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad
  2. Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad
  3. Cuáles son los beneficios de la Ley de Segunda Oportunidad
  4. Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad 2024
  5. ¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?
  6. Se cancelan todas las deudas con Ley de Segunda Oportunidad
  7. Las deudas se eliminan para siempre

En qué consiste la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que proporciona una vía para que las personas salgan de sus dificultades económicas. La función principal de esta ley es ofrecer una ayuda a una persona en situación crítica de deuda, y qué debido a ciertas circunstancias se encuentra en un bache económico del que necesita salir.

Cabe destacar que esta ley no está hecha para qué la persona en cuestión se libre de pagar, y los acreedores se queden sin cobrar. Se destaca que esta ley también protege los derechos de cobro de los acreedores y se buscara una solución justa para todos.

Antes, las personas podían presentar un procedimiento de insolvencia si era necesario. Sin embargo, el nuevo sistema que ofrece una segunda oportunidad se adapta mucho mejor a sus necesidades e intereses, permitiéndoles volver a ponerse en pie y olvidar todos los problemas económicos.

Al tratar de salvar a los acreedores y a los particulares con deudas, esta ley cumple una doble objetivo. Sin embargo, no todo el mundo puede beneficiarse de ella porque se requiere el cumplimiento de una serie de condiciones.

Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad es una salida legal para las personas que no pueden pagar sus deudas por insolvencia. Esto incluye a personas físicas o autónomos. Las empresas no pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, ya que, deben hacer un concurso de acreedores.

Si usted es una persona física residente en España, o si es un deudor extranjero que ha legalizado su residencia en España y tiene toda la documentación necesaria, puede acogerse a la ley de segunda oportunidad. Esto también se aplica si al menos una parte de sus intereses principales se encuentran en España (como su patrimonio, bienes, negocios, administración, financiación o deuda).

Cuáles son los beneficios de la Ley de Segunda Oportunidad

La ley de segunda oportunidad cuenta con numerosos beneficios que ayudan a solventar situaciones de endeudamiento. Antes solo las empresas tenían ayudas o situaciones contra la quiebra como el concurso de acreedores, ahora también los particulares y autónomos tienen una solución.

Los beneficios que puedes obtener gracias a la ley de segunda oportunidad son estos:

  • Eliminación de los ficheros de moroso
  • Acceso de nuevo a créditos
  • Volver a tener acceso a tarjetas de débito o crédito
  • Se acabó las cartas o llamadas de cobro

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece un alivio financiero a quienes han fracasado en sus finanzas. Esto significa que no tendrán que hacer frente a sus deudas a través de sus activos presentes y futuros (vivienda, vehículos, salarios, etc.).

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad 2024

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad 2023
Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad 2024

La Ley de Segunda Oportunidad evalúa el historial crediticio del deudor en cuestión, con la esperanza de ayudar a aquellos que han demostrado realizar pagos regulares, pero que actualmente atraviesan un periodo económico difícil.

Si estás pensando en acogerte a ella en 2024 debes conocer todo lo que debes cumplir para poder beneficiarte de ella:

  • Se debe declarar insolvente y demostrar que no tiene capacidad económica para hacer frente a sus deudas.
  • La cantidad que se debe a los acreedores no puede superar los 5.000.000 de euros.
  • Las deudas deben haber sido contraídas a través de relaciones laborales de buena fe.
  • No se puede haber acogido en los últimos 5 años a esta ley.
  • Se debe tener al menos dos acreedores (personas o entidades que se le deban dinero). Pueden ser administraciones públicas, bancos, proveedores…
  • No existan condenas en los últimos 10 años relacionadas con delitos económicos o del patrimonio. Tampoco condenas por fraude a la administración pública.
  • Un deudor solo puede acogerse a la ley de segunda oportunidad si actúa de buena fe, lo que significa que no puede haber sido declarado persona afectada en la sentencia de calificación del concurso de acreedores de un tercero, calificado como culpable.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Solo pueden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad quienes sean insolventes de buena fe, que el endeudamiento no sea excesivo y que además cumplan con la norma de buena fe para acceder a la cancelación de todas sus deudas (excepto las legalmente ineludibles).

El deudor ya no tiene que preocuparse de liquidar todos sus bienes para pagar sus deudas. Ahora, puede hacer un plan de pagos y conservar tanto su casa como su negocio gracias a la ley de segunda oportunidad.

Además, ahora a los deudores se les permite acogerse a ella sin tener que intentar primero un acuerdo de pago extrajudicial, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero.

Se cancelan todas las deudas con Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad no borra todas las deudas. Por ejemplo, se condona un máximo de 10.000 euros por cada deuda con Hacienda y la Seguridad Social, sin excepciones. En cuanto al importe restante, se establecerá un plan de pagos con la administración correspondiente. Además, se omite cualquier nueva deuda que se haya generado después.

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece un plan especial para las hipotecas, ya que este tipo de deudas son de vital importancia para la persona afectada debido a su singularidad personal. Si alguien se retrasa en los pagos y no puede hacer frete a la deuda de la hipoteca, se le permite entregar la vivienda como parte de pago y así exonerar totalmente la deuda restante de la hipoteca.

La ley proporciona los medios para cancelar toda esta deuda mediante lo que se llama una dación en pago de facto, que es cuando se entrega la propiedad. Una vez que eso ocurre, el deudor ya no tiene que pagar ninguna cantidad restante de la hipoteca.

En definitivas cuentas, en los casos de hipoteca, hacienda y seguridad social, existen singularidades de la Ley de Segunda Oportunidad. Pero, aun así, esta ley busca ayudar de la persona endeuda para que salga adelante.

Las deudas se eliminan para siempre

Una vez que se concede y se aplica la Ley de Segunda Oportunidad, la deuda se cancelará inmediatamente. Sin embargo, durante un periodo de cinco años, los acreedores pueden revisar el caso si lo solicitan al tribunal.

Ahora bien, poniendo un caso práctico, si se sospecha que el deudor no ha actuado de forma justa y de buena fe, como por ejemplo, si ha recibido una herencia o le ha tocado la lotería sin comunicarlo o si su situación económica cambia durante los 5 años, se le puede anular la ley de segunda oportunidad y obligar a saldar sus deudas.

Una vez transcurrido el periodo de 5 años, todas las deudas quedarán eliminadas para siempre sin posibilidad de qué se restablezcan.

Andrea Martinez

Andrea Martinez

Graduada en Recursos Humanos y Relaciones Laborales por la Universidad Complutense de Madrid. Máster realizado en Fiscalidad y Contabilidad.

Quizás te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir