Laboral

Tipos de empresas en España ¿Cuál es mejor?

En España montar una empresa desde cero puede ser un proceso complicado y largo, sin embargo, existen ciertos pasos que se deben seguir para abrir una empresa correctamente. El primer paso es elegir el tipo de empresa que se desea abrir.

Tipos de empresas en España ¿Cuál es mejor
Tipos de empresas en España ¿Cuál es mejor

Después, hay que realizar los trámites de registro de la empresa, así como cumplir con los requisitos legales. Estas incluyen los trámites legales, la contabilidad y la documentación necesaria.

Los tipos de empresa que hay en España son numerosas y dependiendo de los objetivos de la misma tendremos que elegir una u otra. En este artículo nos vamos a centrar en los principales tipos de empresas, explicando sus principales características y ventajas.

Empresa de Sociedad Limitada

Una de las principales formas jurídicas en España es la Sociedad Limitada, también conocida como SL. Esta empresa está formada por uno o más socios, los cuales tendrán una responsabilidad limitada con su patrimonio, es decir, en caso de que la empresa se declare en quiebra, los socios no tendrán que responder con su patrimonio personal.

Esta es una de las principales ventajas de esta empresa, ya que los socios no corren el riesgo de tener que responder con sus bienes personales de los deudas de la empresa. El capital social para crear una Socielidad Limitada en España es de 3.006 euros.

¿Qué tramites hay que realizar para abrir una sociedad limitada?

Para abrir una sociedad limitada en España se deben realizar los siguientes trámites:

• Solicitar al Registro Mercantil la inscripción de la sociedad.

• Inscribirse en el Impuesto de Actividades Económicas.

• Solicitar un Número de Identificación Fiscal.

• Realizar una declaración informativa de la actividad.

• Inscribirse en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

¿Si quiebra una sociedad limitada me pueden quitar la casa o el coche?

No. La responsabilidad de los socios en una sociedad limitada es limitada, por lo que los socios no responderán con su patrimonio personal si la empresa se declara en quiebra.

Empresa de Sociedad Anónima

Otro tipo de empresa muy común en España es la Sociedad Anónima, también conocida como SA. Esta empresa es similar a la SL, con la diferencia de que el capital social mínimo para su constitución es de 45.000 euros.

Esta empresa es muy interesante para aquellos emprendedores que desean invertir una cantidad de dinero mayor ya que la responsabilidad de los socios es limitada, igual que en el caso de la SL.

¿Qué tramites hay que realizar para abrir una sociedad anónima?

Para abrir una sociedad anónima en España se deben realizar los siguientes trámites:

• Solicitar al Registro Mercantil la inscripción de la sociedad.

• Inscribirse en el Impuesto de Actividades Económicas.

• Solicitar un Número de Identificación Fiscal.

• Inscribirse en el Impuesto sobre el Valor Añadido.

• Realizar una declaración informativa de la actividad.

• Establecer un capital social.

• Establecer una junta de accionistas.

¿Quién tipo de responsabilidad tienen los socios en la sociedad anónima?

En caso de quiebra en la sociedad anónima, los responsables serán los socios que hayan prestado su consentimiento para la realización de la actividad empresarial.

En este caso, los socios tendrán que responder únicamente con el capital aportado a la sociedad.

Empresario Individual o Autónomo

En España, un autónomo es una persona física que trabaja por su cuenta y es responsable de todas las actividades relacionadas con su empresa. Los autónomos no tienen por qué tener una empresa constituida como tal, sino que pueden trabajar por su cuenta realizando actividades como profesionales, comerciantes, agricultores, industriales, etc.

Un autonomo es una persona que trabaja por cuenta propia. Es decir, una persona independiente que se autogestiona su trabajo y que no depende de otros para desarrollar su labor. Esta figura se ha vuelto muy importante en los últimos años, sobre todo en el ámbito empresarial y emprendedor.

Que se necesita para ser autónomo en España

Para ser un autónomo, no hay que cumplir con ningún requisito específico, aunque hay una serie de condiciones que se deben cumplir para poder trabajar como autónomo. Para ello, es necesario estar inscrito en el Registro de Autónomos de la Seguridad Social.

Además, es necesario contar con un seguro de responsabilidad civil. También hay que tener en cuenta los impuestos a pagar, como el IVA, el IRPF, etc.

Ventajas de ser autónomo en España

Una vez que se está inscrito en el Registro de Autónomos, se puede empezar a trabajar como tal. Y aquí es donde se pueden encontrar muchas ventajas. El autonomo es una figura muy flexible, que permite realizar trabajos por cuenta propia sin tener que depender de una empresa. Esto significa que pueden trabajar cuando quieran, donde quieran y con quien quieran.

Desventajas de ser autónomo en España

Sin embargo, hay algunas desventajas en la figura del autonomo. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que no se cuenta con un salario fijo ni con beneficios laborales como vacaciones pagadas o seguro médico.

Por otro lado, existen los riesgos inherentes a trabajar por cuenta propia, como el hecho de que no se pueda contar con una estabilidad laboral y el hecho de que, en caso de algún problema relacionado con la responsabilidad está sera ilimitada.

En caso de una deuda, se deberá responder con todo el capital disponible, así como todo bien disponible para satisfacerla. Si esta no quedase cubierta, se responderá con todos los bienes presentes y futuros hasta que quede liquidada.

En conclusión, hay que tener en cuenta que ser un autónomo no es tan sencillo como parece. Hay que tener en cuenta todas las condiciones y requisitos que hay que cumplir para poder trabajar como autónomo, así como los riesgos a los que se enfrentan. Sin embargo, también hay muchas ventajas, como la flexibilidad, la libertad y la oportunidad de trabajar por cuenta propia.

Autor

Andrea Martinez

Graduada en Recursos Humanos y Relaciones Laborales por la Universidad Complutense de Madrid. Máster realizado en Fiscalidad y Contabilidad.

Dejar comentario