Multa por No Declarar los Ingresos por Alquiler (Renta 2023 / 2024)

Numerosos arrendadores que disponen de inmuebles en régimen de alquiler optan por omitir la declaración de estos ingresos ante la Agencia Tributaria. Esta elección, motivada en ocasiones por falta de información y en otras por decisión consciente, es habitualmente subestimada en cuanto a sus posibles consecuencias adversas.

En este artículo abordaremos el tema de las sanciones por no declarar ingresos por alquiler, enfatizando la importancia de cumplir con esta obligación para prevenir complicaciones a futuro.

Multa por No Declarar los Ingresos por Alquiler (Renta 2023 2024)
Multa por No Declarar los Ingresos por Alquiler (Renta 2023 2024)

El sector inmobiliario, específicamente en lo que respecta al arrendamiento de viviendas, ha registrado un notable incremento en su actividad en los últimos tiempos. Esto ha desembocado en un aumento en la formalización de contratos de alquiler.

Para los propietarios, la tentación de no declarar los beneficios obtenidos de estas rentas puede ser grande. Sin embargo, es crucial entender que eludir esta responsabilidad fiscal es un acto ilegal y objeto de penalizaciones por parte de las autoridades fiscales. A continuación, analizaremos en profundidad las ramificaciones de cometer esta infracción.

Índice
  1. Es obligatorio declarar los ingresos por alquiler
  2. Métodos de detección de ingresos por alquileres no declarados por Hacienda
  3. Cómo descubre hacienda los alquileres no declarados
    1. Denuncias o Informaciones Anónimas
    2. Programas Informáticos y Análisis de Big Data
    3. Consumo de Suministros en el Piso
    4. Empadronamiento del Inquilino
    5. Rastreo en Internet
  4. Sanciones por no declarar los ingresos por alquiler
    1. Sanciones leves
    2. Sanciones graves
    3. Sanciones muy graves
  5. Cómo evitar una multa por no declarar el alquiler
  6. Beneficios fiscales por declarar los ingresos de alquileres

Es obligatorio declarar los ingresos por alquiler

Una de las dudas más recurrentes entre los arrendadores es si deben informar a la Agencia Tributaria sobre los ingresos obtenidos por el alquiler de su propiedad. Las preguntas comunes incluyen: ¿qué riesgos corro al no declarar el alquiler?, ¿podría enfrentar una multa?, y en caso de ser sancionado, ¿qué acciones puedo emprender?

Es fundamental entender que la declaración de estos ingresos no solo es un requisito legal para el propietario, sino también para el inquilino. La omisión de esta obligación por cualquiera de las partes puede llevar a intervenciones por parte de la Agencia Tributaria.

Para los arrendadores, declarar el alquiler no solo cumple con la ley, sino que también ofrece beneficios fiscales. Por ejemplo, si la propiedad alquilada constituye la residencia habitual del inquilino, se puede aplicar una deducción del 60 % sobre los ingresos netos, sumado a la posibilidad de deducir gastos relacionados como impuestos del inmueble, seguros, hipoteca, servicios básicos, entre otros.

Adicionalmente, la declaración correcta y transparente de los ingresos por alquiler brinda una capa de seguridad legal frente a posibles inconvenientes que puedan surgir durante la vigencia del contrato de arrendamiento, tales como impagos, daños, averías y otras eventualidades.

Métodos de detección de ingresos por alquileres no declarados por Hacienda

Comúnmente, los inquilinos declaran su alquiler en la declaración de la Renta para aprovechar los beneficios fiscales asociados. Si el propietario no ha realizado una declaración similar, la Agencia Tributaria suele identificar la discrepancia al cotejar ambos datos. Esta es la forma más frecuente de detectar un posible fraude fiscal, pero la Agencia Tributaria dispone de varias estrategias para descubrir si una propiedad está siendo arrendada sin declarar. Entre estas técnicas se incluyen:

  • Verificar los datos del catastro en la declaración de la Renta.
  • Examinar el consumo de suministros como luz y gas en la propiedad.
  • Revisar la fianza del alquiler depositada por el arrendador en el organismo correspondiente de la comunidad autónoma.
  • Controlar la actividad de agencias inmobiliarias que gestionan alquileres.
  • A través de denuncias anónimas o del propio inquilino.

En ocasiones, especialmente si el fraude es significativo, un inspector de Hacienda puede realizar una visita a la vivienda. Aunque no siempre de forma directa, puede obtener información de conserjes o vecinos para confirmar si en la propiedad reside su dueño o terceros, indicativo de que podría estar arrendada.

En lo que respecta a las viviendas de alquiler vacacional, los intermediarios en el alquiler de estos inmuebles deben presentar el modelo 179 a Hacienda. Este formulario detalla la identidad del propietario, los periodos de alquiler, el importe cobrado y la capacidad de alojamiento.

La omisión de esta declaración es otro medio por el cual la Agencia Tributaria puede descubrir el fraude y, en consecuencia, aplicar sanciones por no declarar la segunda vivienda.

Cómo descubre hacienda los alquileres no declarados

Cómo descubre hacienda los alquileres no declarados
Cómo descubre hacienda los alquileres no declarados

La Agencia Tributaria ha perfeccionado sus métodos para identificar alquileres no declarados o fraudulentos, especialmente en viviendas de uso vacacional. Con el avance tecnológico, disponen de más herramientas y sistemas para detectar estas infracciones.

Denuncias o Informaciones Anónimas

Una vía común por la cual Hacienda se entera de incumplimientos fiscales es a través de denuncias o informaciones proporcionadas por vecinos u otras fuentes. Ante denuncias fundamentadas, la administración tributaria puede emprender investigaciones.

Programas Informáticos y Análisis de Big Data

El uso de tecnologías avanzadas y programas informáticos permite a Hacienda analizar grandes cantidades de datos. Esto facilita la detección de irregularidades fiscales, incluyendo los alquileres no declarados.

Consumo de Suministros en el Piso

La Agencia cuenta con registros de viviendas vacías, donde el consumo de suministros debería ser mínimo. Un consumo regular de luz, agua y gas en un inmueble supuestamente desocupado puede alertar a Hacienda sobre un posible alquiler no declarado.

Empadronamiento del Inquilino

Cuando un inquilino se muda a un nuevo domicilio, generalmente se empadrona en esa zona. Para ello, necesita un contrato de arrendamiento, el cual es un indicativo de que la propiedad está alquilada.

Rastreo en Internet

La búsqueda de inquilinos suele realizarse online, y la Agencia Tributaria también utiliza internet para su investigación. Rastrean los portales inmobiliarios en busca de propiedades ofrecidas en alquiler que no estén debidamente declaradas.

Sanciones por no declarar los ingresos por alquiler

Cuando la Agencia Tributaria identifica un alquiler no declarado, se comunica con el contribuyente para enviarle una propuesta de liquidación. Esto implica una declaración paralela del IRPF donde el contribuyente debe incluir los ingresos del alquiler, perdiendo la posibilidad de acceder a las deducciones fiscales que originalmente le correspondían.

Además, se inicia un proceso sancionador por la omisión en la declaración del alquiler. La multa depende del monto no declarado y puede ser clasificada como leve, grave o muy grave. Las sanciones varían entre el 50 % y el 150 % de la cantidad omitida, y se añade la pérdida de la deducción, que puede ir del 60 % al 100 %.

Sanciones leves

Estas se aplican cuando el importe no declarado es igual o inferior a 3.000 euros, o si siendo mayor, no hay evidencia de ocultación. Las multas en esta categoría representan el 50 % del importe no declarado.

Sanciones graves

Se impone este tipo de sanción cuando el monto defraudado excede los 3.000 euros y ha habido ocultación por parte del contribuyente. En estos casos, las multas fluctúan entre el 50 % y el 100 % del importe no declarado.

Sanciones muy graves

Estas sanciones se consideran cuando el contribuyente ha empleado métodos fraudulentos y los ingresos no declarados representan más del 50 % del total de la sanción. Aquí, las multas pueden ir desde el 100 % hasta el 150 % de la cantidad no declarada.

Desde nuestra perspectiva, siempre recomendamos la declaración de ingresos por alquiler. Las sanciones por no hacerlo superan significativamente cualquier beneficio obtenido por evadir esta obligación.

Cómo evitar una multa por no declarar el alquiler

Es factible evitar la multa si haces una declaración complementaria del IRPF antes de que venza el plazo para la declaración de la renta. Si no se efectúa esta declaración adicional, se aplicarán recargos incrementales a la multa según el tiempo transcurrido:

  • Recargo del 5 %. Si se efectúa antes de tres meses.
  • Recargo del 10 %. Entre tres y seis meses.
  • Recargo del 15 %. Entre seis y doce meses.
  • Recargo del 20 %, más intereses de demora. Tras más de un año.

Beneficios fiscales por declarar los ingresos de alquileres

Primero, es importante saber que declarar una vivienda en alquiler conlleva ventajas fiscales. Los ingresos por alquiler pueden considerarse como rendimiento del capital inmobiliario, permitiendo reducir la base imponible y gravar solo una parte de los ingresos.

Puedes deducir gastos relacionados con el alquiler de la vivienda, como impuestos municipales, tasas de comunidad, seguros del hogar, costos de reparación, entre otros. Además, el Estado permite la amortización del valor del inmueble en las declaraciones fiscales.

Por otro lado, declarar tu propiedad en alquiler brinda protección legal ante posibles problemas en los arrendamientos, como impagos o daños.

Andrea Martinez

Andrea Martinez

Graduada en Recursos Humanos y Relaciones Laborales por la Universidad Complutense de Madrid. Máster realizado en Fiscalidad y Contabilidad.

Quizás te interese...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir